TELEFONO EN LOS ESTUDIOS: 206.777.1680

¿Qué dice la Biblia sobre el divorcio?

Rusia se convirtió en la primera nación en la historia moderna en hacer del divorcio una ley en 1917, después de su Revolución de Octubre del mismo año. La nación siguió este mismo curso con la dirección de Estados Unidos como líder en California en 1969, y el último estado, Nueva York, confirmó el fallo en 2010. Esta ley, que no exigía fundamentos para que un matrimonio se disolviera, abrió las puertas a cualquiera que desease destruir su alianza entre sí mismos y con Dios.

Pero nuestra pregunta de hoy es: ¿Qué dice la Biblia sobre el divorcio?

 

La causa del divorcio

La Biblia nos dice que, desde la caída de la humanidad, cuando Adán y Eva eligieron creer y obedecer a la serpiente en lugar de a Dios, todos hemos heredado una naturaleza para pecar. Cualquier pareja de recién casados ​​puede confirmar esa naturaleza pecaminosa en la vida de su cónyuge. ¿Pero qué hay de tu naturaleza y de la mía?

“No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios; todos se han apartado, juntos se han vuelto inútiles; no hay quien haga el bien, ni siquiera hay uno” (Romanos 3: 10-12).

 

Lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre

Al comienzo del libro de Génesis, vemos que Dios nos hizo hombres y mujeres. Él le dio a esta primera pareja, y luego a toda la humanidad, la instrucción de ser fructíferos, multiplicarse y llenar la tierra. Pero en Génesis 6, el hombre se rebeló abiertamente contra Dios. Génesis 6: 7 nos dice que Dios dijo: “Lamento haberlos hecho”.
 

Hay cuatro palabras enumeradas en la Concordancia Expandida de la Biblia La Nueva Fortaleza que significa la disolución de los votos matrimoniales. La palabra en el libro de Marcos es # 647, la palabra griega apostasion. Se define como “separación”. Una deserción. Un paro. Escribiendo una carta de divorcio.
 

Jesús cita el Antiguo Testamento en el Libro de Marcos y agrega más aclaraciones:
 

“Pero desde el principio de la creación, Dios los hizo hombres y mujeres. Por esta causa el hombre dejará a su padre y a su madre, y los dos serán una sola carne; En consecuencia, ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre” (Marcos 10:6-9 NASB).

 

¿Qué nos dice el Antiguo Testamento sobre el divorcio?

En los libros de Levítico y Deuteronomio, encontramos declaraciones de la ley con respecto al divorcio. Esas palabras se encuentran en la Biblia de La Nueva Fortaleza, por ejemplo, la palabra hebrea garash, que significa “salir de una posesión”. Para echar a una mujer o alejar a su esposo y la palabra hebrea kriythuwth, que significa “Cortar, destruir o consumir” para separar una cosa de otra cortando con una cuchilla. En el caso de una persona cortada, no es asesinada, sino expulsada de la familia y eliminada de la bendición del pacto.
 

En ese tiempo, se redactó una carta de divorcio. En el Antiguo Testamento, un hombre podría hacer esto si la esposa no lo complacía o si encontraba en ella una impureza. Entonces ella era expulsada. Sin embargo, hubo advertencias y graves consecuencias si cualquiera de las partes hubiese mentido. Debe notarse que Dios estableció el esposo/esposa y la unidad familiar consecuente antes de establecer la nación de Israel o la Iglesia. Él es un Dios de orden, justicia y santidad.

“Cuando un hombre toma una esposa y se casa con ella, y sucede que ella no encuentra ningún favor en sus ojos porque él ha encontrado algo de indecencia en ella, y él le escribe un certificado de divorcio y la pone en su mano y la envía fuera de su casa, y ella sale de su casa y se va y se convierte en la esposa de otro hombre, y si este último marido se vuelve contra ella y le escribe un certificado de divorcio, lo pone en su mano y la envía fuera de su casa, o si este último fallece. quien la llevó a ser su esposa, luego su ex esposo que la envió no tiene permitido volver a tomarla como su esposa, ya que ha sido contaminada; “porque eso es abominación delante del Señor, y no traerás pecado a la tierra que el Señor tu Dios te da como herencia” (Deuteronomio 24: 1-4).

 

El matrimonio es un pacto entre un hombre y una mujer con Dios como testigo

El profeta Malaquías habló del contrato de matrimonio como un pacto, un acuerdo vinculante, con Dios como testigo. Este profeta le dice a la gente que se ha cansado de Dios con sus palabras, y como la mayoría de las personas de hoy, contestaron: “¿Cómo lo hemos cansado?” Los israelitas habían regresado del cautiverio en Babilonia, habían reconstruido el templo y la gente estaba consternada. Dios no había venido al nuevo templo como lo hizo con el templo de Salomón, por lo que la gente le dio la espalda.
 

Comenzaron a decir y a creer: “Todo el que hace el mal es bueno a los ojos del Señor, y Él se deleita en ellos...”  (Malaquías 2:17). Suena como las mentiras y distorsiones de la verdad que vienen de muchos púlpitos en nuestros días... ¿Correcto?
 

“Y esta otra cosa hacéis: cubrís el altar del SEÑOR de lágrimas, llantos y gemidos, porque El ya no mira la ofrenda ni la acepta con agrado de vuestra mano. Y vosotros decís: “¿Por qué?” Porque el SEÑOR ha sido testigo entre tú y la mujer de tu juventud, contra la cual has obrado deslealmente, aunque ella es tu compañera y la mujer de tu pacto. Pero ninguno que tenga un remanente del Espíritu lo ha hecho así. ¿Y qué hizo éste mientras buscaba una descendencia de parte de Dios? Prestad atención, pues, a vuestro espíritu; no seas desleal con la mujer de tu juventud. Porque yo detesto el divorcio dice el SEÑOR, Dios de Israel y al que cubre de iniquidad su vestidura dice el SEÑOR de los ejércitos. Prestad atención, pues, a vuestro espíritu y no seáis desleales.” (Malaquías 2: 13-16 NASB).

 

¿Qué dice Jesús sobre el divorcio?

Jesús dijo muchas veces que no vino a destruir la ley, sino a cumplirla. Pero como algunas personas hoy en día, los fariseos miraron hacia atrás a su historia y agregaron o malinterpretaron lo que Moisés dijo sobre el divorcio. En Mateo 19:7, los fariseos le preguntaron a Jesús: “¿Por qué, entonces, ordenó Moisés que le diera un certificado de divorcio y la enviara lejos? A lo largo de los siglos, los rabinos y los fariseos diluyeron o malinterpretaron la ley. Moisés no llegó a mandar una carta de divorcio. Jesús rápidamente los reprende:
 

“Él les dijo: 'Debido a la dureza de sus corazones, Moisés le permitió divorciarse de sus esposas; Pero desde el principio no ha sido así. Y yo te digo, quien sea que se divorcie de su esposa, a excepción de la inmoralidad, y se case con otra mujer, comete adulterio” (Mateo 19: 8-9 NASB).
 

Dios no cambia, ni tampoco su palabra. Aunque nosotros cortemos, separemos o pongamos fronteras, Dios no lo hace. Estos dos pasajes finales purgan cualquier duda y agudizan el enfoque de todos los que desean escuchar y prestar atención a lo que Jesús el Hijo y Dios Padre tienen que decir sobre el divorcio.
 

“Y se dijo: 'Quien despida a su esposa, déjale un certificado de divorcio; pero te digo que todos los que se divorcian de su esposa, excepto la causa de la falta de castidad, la hacen cometer adulterio; y el que se casa con una mujer divorciada comete adulterio” (Mateo 5: 31-32 NASB).
 

“Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre” (Marcos 10: 9 NASB).


-----------------------------------------------

Mimi, esposa, madre, artista y fotógrafa independiente, DiAne Gates escribe para niños, adultos jóvenes y no ficción para adultos a través de sus blogs, http://dianegates.wordpress.com/ y www.floridagirlturnedtexan.wordpress.com. Ella también facilita un grupo de apoyo Compartir tu Dolor. Atada, la galardonada DiAne, fue la primera en su serie de aventuras occidentales lanzada en julio de 2015, y el segundo libro,  TWISTED, lanzado por Pelican Book Group el 14 de julio de 2017. El tercer libro de esta serie, UNTIED, es su WIP. Puedes encontrar a DiAne en Facebook.

 

Devocional Diario

Ver Todo

There are no available Devotionals at this time.