TELEFONO EN LOS ESTUDIOS: 206.777.1680

Cómo puedes ayudar a hermanos y hermanas maltratados

Con mayor poder y autoridad viene un mayor peligro de abuso. La opresión que hemos visto a lo largo de los siglos, desde la esclavitud hasta la Alemania nazi, y últimamente, en el auge y la continuación del movimiento #metoo, revela una triste verdad: a los humanos les gusta dominar. Esta tendencia pecaminosa se impuso desde el principio de los tiempos cuando la serpiente astuta susurró una tentación en el oído de Adán y Eva: levántate y conviértete en tu propio dios.    
 

¿El resultado? Las relaciones basadas en la sumisión mutua y la intimidad se rompieron al prevalecer la lucha por el control. “Tu deseo será contrario a tu esposo”, dijo Dios, hablando a Eva, “pero él te dominará” (Génesis 3:16, ESV). Esta afirmación fue predictiva, no prescriptiva. Lo que significa que Dios está declarando: “Debido al pecado, el conflicto invadirá donde la intimidad una vez reinó”.
 

Todos hemos experimentado y presenciado la verdad de esta declaración. Para algunos, la maldición del pecado ha llevado a discusiones y desunión. Para otros, sin embargo, aquellos que se encontraron bajo el pulgar de ese poder ascendente y destructivo, los resultados han sido mucho más devastadores generando un gran cambio de vida y hasta la fe de la persona que fue maltratada. A lo largo de los siglos y hasta el día de hoy, el abuso se ha infiltrado en la iglesia de Dios, dejando innumerables heridos a su paso. Los números son desgarradores e indican que, si nosotros mismos no somos víctimas, es probable que estemos conectados con alguien que lo haya sido.
 

A los que han sufrido, quiero decirles, lo siento. Esas cicatrices, infligidas en la más sagrada de las instituciones, el lugar que Dios diseñó para la seguridad, la sanidad, la pureza de amor y pensamiento y el crecimiento, destruyen la confianza y dejan heridas duraderas. Y al resto de nosotros, nunca olvidemos nuestras responsabilidades como embajadores de Cristo para actuar como pacificadores, sanadores y restauradores, ayudando a atar a los destrozados con cuerdas de amor.
 

Cómo ayudar verdaderamente a las hermanas y hermanos maltratados
 

Ante todo es estar alerta   

Aquellos que han sido abusados ​​a menudo han sido condicionados a no hablar. Es posible que hayan sido amenazados o que se les haya dicho que nadie les creería. Y tal vez esto ha sido cierto. Tal vez le contaron a un amigo, pastor o anciano sobre lo que sufrieron y fueron ignorados o, peor aún, acusados ​​de mentir. Cada vez que esto ocurre, su voz se vuelve un poco más suave y su valor para pedir ayuda se debilita.
 

Pero si somos observadores, veremos signos de dolor. Veremos una mirada herida cuando entren al santuario o cuando retrocedan cuando una persona en particular entra en la habitación. Aunque no podemos asumir el abuso cada vez que vemos evidencia de dolor, podemos llegar a ver ciertas señales. Podemos notar a otros, podemos involucrarlos en una conversación, y podemos permanecer atentos a lo que están diciendo no solo con sus palabras, sino también con sus expresiones y lenguaje corporal.
 

Una noche, ayudé a servir en una iglesia del centro de la ciudad, y mientras estaba allí, noté a una niña sentada sola en las escaleras. Ella parecía inquietantemente triste, así que me detuve para conversar con ella. Le pregunté cómo estaba ella. Me miró durante mucho tiempo, casi como si estuviera evaluando si decir o no más, y luego me dijo que estaba bien. Así que dije: “Pareces triste. ¿Estás bien?” Me quedé allí, con ella, por un tiempo, esperando. Dándole espacio para hablar. Y le pregunté algunas veces más, “¿Estás bien?” Aunque nunca dijo más, y puede haber estado más cansada que triste, espero, en ese pequeño intercambio, le dejo saber que ella tenía una voz.
 

Luego, escuchamos

El otro día, les pedí a mis amigos de Facebook que habían sufrido abuso que compartieran sus experiencias conmigo. Mi página y la caja de mensajero se iluminaron con una historia tras otra de profundas heridas, de miedo, de confianza destruida y de cicatrices duraderas. Esto me mostró cuán desesperadamente estas personas necesitaban ser escuchadas. Realmente ser escuchadas detalladamente. Conocer a otros entender su dolor. Y quizás lo más importante, saber que simplemente escucharemos, no intentaremos arreglarlo, justificarlo o explicarlo.
 

Nos quedamos callados

Cuando otros comparten sus heridas, debo recordarme a mí mismo que debo ser extremadamente cauteloso con respecto a mis afirmaciones y percepciones de aquellas cosas que no he experimentado personalmente. ¿Qué podría yo, una mujer blanca de clase media que nunca ha experimentado el racismo, decirle a alguien que ha sido degradada y atacada por el color de su piel? ¿O qué consejo podría dar a la mujer que, como una niña confiada, experimentó horrores que su mente nunca olvidará laa manos de un hombre que le dijo que confiara y obedeciera?
 

Aunque puedo entender el dolor, hasta cierto punto, no sabré realmente cuán profundamente se cortó o cómo esas heridas afectan las percepciones e interacciones futuras. Tampoco tú puedes. Así que escuchamos con amor y hablamos con cautela.
 

Preguntamos cómo podemos ayudar

Ya que no conocemos realmente el dolor del abuso religioso, en cualquier forma de maltrato que sea, no sabemos realmente cómo ayudar a nuestro hermano o hermana que sufre. Pero ella lo hace, y si le preguntamos con honestidad y amabilidad, nos lo dirá. Quizás lo que más necesita es un amigo que se siente a su lado sin expectativa ni juicio. Tal vez ella tenga preguntas que querrá que le ayudemos a navegar. O tal vez, después de haber huido de la iglesia por una década o más, querrá que alguien entre a esas puertas del santuario con ella, haciéndole saber con una sonrisa amable o una palmadita en la espalda que está bien. Que no está sola o solo. 
 

Confiamos  

A nadie le gusta creer que las acusaciones de abuso son ciertas. Y no siempre sabemos cómo manejar el dolor de otra persona. En nuestra incomodidad, podemos sentirnos tentados a desconfiar, pero la historia muestra que las personas pueden ser más crueles de lo que podemos imaginar, y algunas veces los monstruos más grandes tienen las sonrisas más atractivas.
 

A menudo se necesita mucho valor para que una víctima pueda hablar. Cuando lo hacen, necesitan nuestra confianza y apoyo, no nuestras sospechas.
 

Nos comprometemos

La mayoría de nosotros no sabemos qué decir a los hermanos y hermanas que han sido maltratados o que ha sufrido abuso. Probablemente, tenemos miedo de decir algo mal que podría causar más dolor. Pero las preguntas honestas rara vez si alguna vez lastiman. En su lugar, le dejan saber a nuestro hermano o hermana que nos importa y que queremos entender. Y a menudo, lo que más necesitan no es algo que sane instantáneamente su corazón. (Eso no existe). En cambio, anhelan a alguien que simplemente escuche y les haga saber que nos importa.
 

Todos podemos hacer eso

Mantener nuestra distancia no comunica amor, no importa cuán intensamente lo sintamos.
 

Esperamos

Cuanto más profundo sea el dolor, más largo será el viaje hacia la sanidad y, lamentablemente, algunas heridas no sanarán completamente este lado del cielo. Esto significa que nuestros hermanos y hermanas maltratados y heridos probablemente no lo superarán pronto. De hecho, cuanto más los empujamos a hacerlo, más profundizamos su dolor al agregar culpa y aislamiento.
 

La Escritura nos dice que el amor es paciente, confía, persevera, protege. Así es como Jesús nos ama, y ​​así nos manda a amar a los demás, especialmente a aquellos que han sufrido abusos en la iglesia o en las comunidades religiosas.
 

---------------------------------------------

Publicado originalmente el 18 de abril de 2019, en www.DianaSavage.com.

Jennifer Slattery es una escritora y oradora que se ha dirigido a grupos de mujeres, grupos religiosos, estudios bíblicos y escritores de todo el país. Ella es la autora de   Restaurando Su Fe y muchos otros títulos, y mantiene un blog devocional en JenniferSlatteryLivesOutLoud.com. Como fundadora de Ministerios Completamente Amados, a ella y su equipo les encanta ayudar a las mujeres a descubrir, abrazar y vivir quienes son en Cristo. Visítela en línea para obtener más información sobre su discurso o para reservarla para su próximo evento femenino, y suscríbase a su boletín trimestral gratuito AQUÍ para conocer sus apariciones, proyectos y lanzamientos futuros.

 

Devocional Diario

Ver Todo