TELEFONO EN LOS ESTUDIOS: 206.777.1680

Cómo estar seguro de que tu pasado no define quién eres

Eclesiastés 3: 6 nos dice que hay “un momento para tirar”. En la cultura moderna, tiramos las cosas en nuestros hogares para tener más espacio o más libertad para perseguir objetivos. Desechamos las cosas que están más allá de su utilidad. Pero ¿por qué no tiramos las cosas de nuestro pasado que nos obstaculizan?

Para muchos, es difícil permitir que el pasado permanezca en el pasado. Los recuerdos dolorosos o las malas decisiones se agitan en nuestros cerebros y afectan los comportamientos actuales.

Lo peor de todo es que las personas permiten que el pasado las defina. Se puede lograr algún cambio con las ideas del mundo sobre la alteración de los pensamientos negativos, ¡pero cuanto mejor es conocer a Cristo y la Palabra de Dios! Es su verdad la que nos da una nueva identidad y permite la transformación.

¡Podemos vivir sin permitir que nuestro pasado ya no nos define más!


1. Como cristiano, tu pasado no te define
En Cristo, eres una nueva creación (2 Corintios 5:17). Te conviertes en tu verdadera identidad en él. Amado y perdonado, ya no estás condenado (Juan 3:16; Efesios 1: 7-9; Romanos 8: 1).

Permitir que la culpa sobre el pasado te defina conduce a una mutilación espiritual. Es útil entender la diferencia entre culpabilidad y convicción. La culpa por los pecados pasados ​​ (o presentes) te pesa, te inhabilita y te lleva a la vergüenza.

Pero la convicción del Espíritu de Dios es alentadora, porque conduce al arrepentimiento (2 Corintios 7: 10a) y a la libertad. Dios ya no recuerda tu pecado (Salmos 103:12; Isaías 43:25).

¿Por qué permitirías entonces que tu pasado te dijera quién eres? Jesús dijo que cuando sabes la verdad, eres libre (Juan 8:32).

 

2. Tus circunstancias pasadas no pueden cambiarse, pero tú puedes cambiar
El famoso entrenador de baloncesto de UCLA, John Wooden, solía decir a sus jugadores: “No vivan en el pasado; No puedes hacer nada sobre el pasado. Nunca cambiará si es ayer o el año pasado. El futuro aún está por determinarse y puede verse influido por lo que hagas hoy. Hoy es el único día que realmente importa “.

Tu pasado no puede ser cambiado, pero tú puedes cambiar. Incluso las consecuencias de las elecciones pasadas pueden usarse para la gloria de Dios cuando le pides que transforme tu mente y corazón. De hecho, tu difícil pasado podría ser la misma herramienta que Dios usa para ayudarte a alentar a los demás a no caminar su dolorosa jornada.

Jesús le dijo al hombre poseído por el demonio, restaurado a su sano juicio por el Salvador (Lucas 8: 26-35), para decirle a la gente lo que Dios había hecho por él (Lucas 3:39). Dios quiere usar la historia de tu pasado doloroso y tu vida redimida para su gloria.

¿Cómo cooperarás con él?

 

3. Tu pasado de vergüenza es perdonado en Cristo
Considera a los cristianos que todavía luchan por los pecados sexuales pasados ​​o el adulterio. Aquellos que están desconsolados por un aborto pasado. Los creyentes que cortaron a la gente en pedazos con chismes maliciosos, y ahora se sienten avergonzados por esa falta de amor.

Todos tenemos pasados ​​pecaminosos, pero ninguno está fuera del alcance de la misericordia de Dios. 1 Corintios 6: 9-11 habla de un pasado vergonzoso: “y así eran algunos de ustedes. Pero fuiste lavado, fuiste santificado...” ¡El perdón de Dios lo cambia todo! “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo, y nos perdonará nuestros pecados y nos purificará de toda maldad” (1 Juan 1:9).

Piense en Pedro que le falló al Señor justo antes de la tortura y muerte del Salvador (Lucas 22:54-62). Sin duda, se sentía indigno de estar incluso en la presencia resucitada de Jesús. Pero perdonado en Cristo, Pedro se convirtió en un líder poderoso en la iglesia, alimentando a las ovejas del Señor (Juan 21:15-17).

 

4. Tu pasado te moldea, pero no debes morar allí
Se ha dicho: “No puedes comenzar el próximo capítulo de tu vida si sigues releyendo el último”. El Señor no quiere que juegues un papel de víctima o culpes a otros. Él no quiere que te estanques en fracasos pasados ​​o que quedes esclavizado por la amargura y el arrepentimiento.

En cambio, Él quiere que avances y tomes decisiones sabias y bíblicas. Todo comienza con una mente renovada (Romanos 12:2), porque tus pensamientos dirigen tus elecciones.

Su pasado indudablemente moldea su carácter y reputación. Pero no debes morar allí. Ni siquiera debe residir en buenos logros pasados, “descansar sobre nuestros laureles” en lugar de considerar nuevas oportunidades.

El Señor le recordó a Israel que Él era su único y misericordioso Salvador en su infidelidad (Isaías 43:1-17), y quería que el pueblo de Dios siguiera adelante con Él. Él dijo: “Olvida las cosas anteriores; no te detengas en el pasado. ¡Mira, estoy haciendo algo nuevo! Ahora surge; ¿No lo percibes?” (Isaías 43:18-19a).

 

5. Tu pasado solo tiene el poder que le das
Un viejo proverbio árabe dice: “Escribe cosas malas que te hacen en la arena, pero escribe cosas buenas que te suceden en un trozo de mármol”. La mayoría de nosotros hacemos lo contrario. Grabamos cosas malas que nos pasan en mármol, y estos recuerdos dolorosos se perpetúan.

Es saludable elegir liberar el dolor y el miedo. Tu pasado ya no puede hacerte daño a menos que permitas que gobierne tus pensamientos y emociones.

Es aconsejable preguntar: “¿Qué creo acerca de mi pasado?” Determine qué pensamientos y creencias presentes son productos de su pasado. Luego, tome una decisión consciente de dejar de lado las circunstancias pasadas que aún lo controlan: pensamientos y creencias que conducen a la autodenominación y la esclavitud.

Avanza para convertirte en la persona que el Creador te diseñó para ser. Elabore sus inquietudes en su cuidado al Señor (1 Pedro 5:7; Filipenses 4:6), y camine en “la novedad de vida” (Romanos 6:4).

 

6. Tu pasado no es una cuestión de las opiniones de los demás sobre ti
Las personas pueden tratar de categorizarte en función de tu pasado. A veces cooperas en sus opiniones porque aún te sientes reactivo a tu pasado. Si vives en la derrota o en la vergüenza, la gente te verá como una persona derrotada o débil.

¡Pero tú puedes cambiar! Una amiga me dijo recientemente: “Siempre que estoy con mi hermana, ella menciona mi pasado”. Le causó un profundo dolor, porque mi amiga es una seguidora de Cristo en crecimiento. Pero ella aprendió a decir: “Sí, ese es mi pasado, ¡pero ya no vivo allí gracias a Jesús!”

Las opiniones que otros tienen de ti no son tan importantes como la opinión del Señor (1 Samuel 16:7). En Cristo, creamos un nuevo destino, y las opiniones de los demás pueden cambiar a medida que nos ven crecer y vivir en él. Las consecuencias de los errores pasados ​​no pueden evitarse, pero crecer en Cristo y ser fiel a Él y la Palabra de Dios es nuestro nuevo patrón de transformación (Gálatas 4:7; Mateo 5:16).

Deja que tus acciones sean ahora afirmación de tu testimonio. Defínete por las creencias y conductas actuales, por la fe y la obediencia. No tengas miedo de hablar con el Señor. Si Satanás te recuerda tu pasado, ¡recuérdale a dónde va!

Si otros te recuerdan tu pasado, cuéntales sobre tu Salvador que te cambió la vida.
 

7. Tu pasado probablemente incluye patrones de elecciones pasadas
A medida que piensas en avanzar, es aconsejable tomarse un poco de tiempo para considerar dónde has estado. Una actividad proactiva que me ayudó fue crear una línea de tiempo de vida con “marcadores” para las elecciones clave que lamento o las circunstancias “injustas” que me perjudicaron. Hice esto para ver el panorama general de mi vida: colocar mi pasado en la perspectiva adecuada.

Al crear la línea de tiempo, también vi patrones que se desarrollaron como reacciones a mis circunstancias difíciles y elecciones pasadas. Vi orgullo continuo, juicio crítico, miedo y ansiedad.

Dios quiere que desarrolles nuevos patrones basados ​​en la verdad de las Escrituras en lugar de tus respuestas pecaminosas. Cuando te permites reprogramar tu mente (Romanos 12: 1-2), en última instancia puedes crear un comportamiento piadoso.

Determina tomar decisiones sabias confiando y sometiéndose al Señor y su Palabra, y no apoyándose en una comprensión defectuosa (Proverbios 3: 5-6). Fija sus ojos en nuevas verdades espirituales y piensa detenidamente en las elecciones diarias (Proverbios 4: 25-27).

 

8. Tu pasado es parte de tu crecimiento hacia la madurez
Nancy DeMoss Wolgemuth escribió en Un lugar de descanso tranquilo: “Una evidencia de que nuestra voluntad se ha roto es que comenzamos a agradecer a Dios por lo que antes parecía tan amargo, sabiendo que su voluntad es buena y que, en su momento, Él puede hacer que las aguas que más amargas sean dulces”. Tu pasado es parte de tu crecimiento hacia la madurez cuando lo entregas todo al Señor.

No olvides las lecciones de tu pasado; No quieres repetir los errores. En su lugar, usa los recuerdos de tu pasado como motivadores para el cambio. Tus dificultades y fracasos, no solo tus bendiciones y éxitos, te han ayudado a convertirte en la persona que eres hoy. Aprende de tus experiencias.

Como cristiano, debes ser más como Cristo. Cuando te tomas el tiempo para meditar sobre los errores y los éxitos, tu pasado puede ser un maestro perspicaz. Descubre cómo la gracia de Dios es suficiente y su fortaleza se perfecciona en tu debilidad (2 Corintios 12: 9). Aprende a seguir adelante, olvidando tu pasado y persiguiendo con la gracia de Dios lo que está por venir (Filipenses 3: 12-14).

 

9. Tu pasado puede pedir perdón
Dwight L Moody dijo: “La voz del pecado es fuerte, pero la voz del perdón es más fuerte”. Tu pasado puede pedirte que perdones a otros antes de que puedas seguir adelante; y cuando perdonas, es un poderoso testimonio de Dios trabajando a través de ti. Recuerda perdonar a los demás, así como Cristo te perdonó.

Cuando perdonas a quienes te han lastimado o herido, incluso si nunca te piden disculpas, puedes vivir en libertad en lugar de esclavizar tu pasado. Puedes deshacerte de la amargura y la ira tóxica, y ser más amable y compasivo. Recomiendo el libro de Nancy DeMoss Wolgemuth, Elegir el perdón, para ayudar en este proceso.

Reclama el poder en 1 Juan 1:9. Confiesa y renuncia a los pecados de tu pasado (Proverbios 28:13) y sigue adelante.

 

10. Tu pasado puede sugerir oportunidades para animar a otros
Muchos quieren mantener su pasado en secreto, sin embargo, Dios puede estar diciendo: “Quiero que le digas a otros cómo Jesús te rescató”. Considera nuevas oportunidades para alcanzar y hacer una diferencia. Permita que las lecciones de su pasado lo lleven a un ministerio y servicio mayores planificados por Dios (Efesios 2:10).

Un testimonio tiene un impacto poderoso. Las personas pueden disputar las Escrituras y negar al Señor, pero es difícil negar la transformación que Dios hace en la vida. Las historias de victoria sobre el dolor y el dolor en tu pasado son evidencias de cambio. Dios tiene un gran propósito en redimir a cada uno de nosotros. Lo que Satanás significa para el mal en nuestras vidas, Dios quiere transformar y usar para Su gloria.

Hebreos 12:1 te alienta deshacerte de todo lo que te dificulta, incluidos los comportamientos de control arraigados en tu pasado y los pecados enredados en tu corazón, ya correr con perseverancia en la nueva raza que Dios ha marcado para usted. Esta “raza” puede implicar enseñar a otros lo que has aprendido a través de la experiencia difícil y la gracia de Dios. Puede incluir consolar o alentar a las personas heridas, ayudarlas a entender la Palabra de Dios o servirles.

Recuerda, tu pasado no te define cuando estas en Cristo. Permitir que tu pasado te defina solo conduce a la desdicha, pero al descansar en la verdad de las Escrituras, puedes permitir que el Espíritu Santo te use de manera poderosa.

 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

Dawn Wilson y su esposo Bob viven en el sur de California. Tienen dos hijos casados ​​y tres nietas. Dawn ayuda a la autora y presentadora de radio Nancy DeMoss Wolgemuth con investigaciones y trabaja con varios departamentos en Revive Nuestros Corazones. Ella es la fundadora y directora de Elecciones del Corazón Hoy, publica Actualízate con Dawn, y escribe para Crosswalk.com y Christianity.com. Dawn también viaja con su esposo en el ministerio con Pacesetter Global Outreach. 

 

Devocional Diario

Ver Todo

There are no available Devotionals at this time.