TELEFONO EN LOS ESTUDIOS: 206.777.1680

Ansiosos por nada: 10 prácticas para dejarle a Dios tu ansiedad



Escrito por: Heather Caliri

“No te preocupes por nada, pero en todo momento mediante la oración y la súplica, con acción de gracias, haz que tus peticiones se den a conocer a Dios; y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, protegerá sus corazones y mentes a través de Cristo Jesús” (Filipenses 4:6-7).

Durante mucho tiempo, pensé que la ansiedad era un problema puramente espiritual. Si sentía una bocanada de temor en mi estómago, o mis pensamientos se convirtieron en un agujero negro de odio a sí mismo, entonces claramente, no estaba creyendo en las promesas de Jesús lo suficiente. Dupliqué mis esfuerzos de oración y acumulé mi conocimiento de los versículos bíblicos, pero para mí inmensa vergüenza, poco cambió. Después de años de cero resultados, decidí que las palabras de Paul para “no estar ansioso por nada” eran simplemente ilusiones. Esto es lo que me perdí del consejo de Pablo:

Los problemas espirituales tienen soluciones espirituales, por supuesto: el poder omnisciente, la teología, la oración y el arrepentimiento de Dios. Pero también requieren una acción práctica. No oramos por haber diezmado sin hacer antes un giro bancario, y no oramos por “no descuidar reunirnos”, sin establecer una alarma para el domingo por la mañana. Si descuidas lo práctico, puedes terminar como yo, en una desesperación infructuosa.

Gracias a Dios: hay cosas muy prácticas y tangibles que podemos hacer para seguir el consejo de Pablo sobre la ansiedad. Al seguir pequeños pasos de sanidad, no solo tomaremos en serio la Palabra de Dios sobre nuestros temores, sino que dejaremos de sentirnos tan ansiosos. Que cada uno de nosotros aprenda a ser liberado del temor.

Aquí hay 10 prácticas para ayudarlo a “No estar ansioso por nada”

1. Que Dios sea Dios

Una vez pensé que combatir la ansiedad era principalmente mi trabajo. Si me sentía ansioso, significaba que era un fracaso espiritual. Sin embargo, en Gálatas 5, Pablo nos recuerda “vivir por el Espíritu” y los frutos que resultan de esa dependencia. El Espíritu produce fruto en nuestras vidas, no en nosotros. Sí, participamos en nuestra transformación, pero no podemos dejar de sentirnos ansiosos más de lo que Pedro podría haber caminado sobre el agua sin Jesús.

Deja que Dios sea el Señor de tus pensamientos, incluidos los ansiosos. Sentirse ansioso no es un fracaso personal, sino una invitación a permitir que Dios entre en nuestras emociones y vidas. Deja que el Todopoderoso te dirija a la siguiente acción correcta, no con vergüenza, sino con una valiente y humilde dependencia.

2. Mira la ansiedad como una señal urgente para actuar

Su ansiedad no es una señal de debilidad espiritual, es una señal de advertencia de emergencia. Algo en tu vida (relaciones inseguras, química cerebral descabellada, horario abarrotado, trauma) te está causando agonía. La ansiedad es una señal, advirtiéndole que haga algo.

Sentir ansiedad momentánea no es realmente el mayor problema. En cambio, Pablo nos advierte que no estemos ansiosos y no hagamos de la ansiedad un estado a largo plazo. Observa la ansiedad, trátala en serio y deja que el Espíritu Santo te lleve a maneras prácticas de tratarla.

3. Llega a las raíces de la ansiedad, no a los síntomas

La ansiedad es simplemente un síntoma de problemas más profundos. Para mí, generalmente surge debido al ajetreo, la pérdida o las personas que me hacen sentir inseguro. Si trato de sofocar el sentimiento de ansiedad en lugar de buscar paz, honestidad o límites más saludables, nunca calmo mis miedos con éxito.

Tratar de evitar la ansiedad es como tomar aspirina para aliviar el dolor de muelas. Es posible que no sientas molestias durante unas horas, pero el dolor volverá rápidamente una vez que desaparezca la medicación. Necesitas eliminar la infección que causa el dolor. La oración debe estimularnos a la acción, no a la pasividad.

4. Obtén ayuda profesional para la ansiedad

Mi ansiedad proviene de tres fuentes principales: trauma infantil, mecanismos de afrontamiento poco saludables que aprendí a sobrevivir y una predisposición genética. No fue hasta que recibí dos años de terapia que pude dar pasos sabios para sanar ese dolor y aprender nuevas formas de manejar el abrumador.

Los medicamentos, que han salvado la vida de algunos de mis amigos, solo están disponibles con ayuda profesional. Si tu ansiedad se siente abrumadora y nada de lo que haces ayuda, busca un terapeuta, estadística.

5. Establece límites saludables

El Dr. Henry Cloud y el Dr. John Townsend definen límites como este: “Un límite me muestra dónde algo termina y algo más comienza...” El lema de su libro sobre límites lo pone aún más sucintamente: “Cuándo decir sí, y Cómo decir que no”

Aprender a decir sí y no es un antídoto para el miedo. Como Cloud y Townsend señalan, Dios nos exhorta a “proteger nuestros corazones” (Proverbios 4:23). Para mí, esto parecía decir no a las cosas que me avergonzaban, y sí a cuidarme a mí mismo y amar a la gente con más honestidad. Si no tiene límites, se sentirá ansioso; es como vivir en un vecindario inseguro con la puerta de entrada abierta de par en par.

6. Perseguir el sábado

La Biblia literalmente comienza con el descanso, modelado para nosotros por un Dios de omnipotencia. Si nuestro Creador reserva tiempo para descansar, entonces todos podemos hacerlo. Para mí, reservar un día para abstenerme de las redes sociales, los quehaceres y el trabajo reveló cuánto me alimentaba la adicción al trabajo. Tenía miedo a la quietud, miedo a la tranquilidad, y por eso me esforzaba cada día de la semana. Cuando finalmente descansé, encontré más quietud y paz todos los días. Descansar nos ayudará a no estar tan ansiosos por las cosas. 

7. Busca alegría sobre la obligación espiritual

En mi viaje lejos de la ansiedad, me sorprendió descubrir cómo mis prácticas espirituales contribuyeron al pozo de miedo en mi estómago. Durante la mayor parte de mi vida, asumí que las disciplinas espirituales más duras y exigentes eran las mejores, y como resultado, las postergué o me sentí abrumada.

Aprender a pasar tiempo con Dios a través de la canción, en largas caminatas, en el arte o en la comunidad ha hecho del tiempo con Jesús un respiro en lugar de otra cosa que no estoy haciendo.

8. Prueba las oraciones de una palabra o “de memoria” cuando surjan pensamientos ansiosos

La oración solía aumentar mi ansiedad en lugar de disminuirla. Pero cuando comencé a orar liturgias (principalmente del Libro Episcopal de Oración Común), comencé a conectarme con Dios sin aumentos de ansiedad. El libro de Anne Lamott Ayuda, Gracias, Guau: Las Tres Oraciones Esenciales también cambiaron mi enfoque. Cuando me siento demasiado ansiosa para orar, puedo decir una palabra.

Inclinarme ante Dios sin tener que pensar tanto me liberó. También me enseñó a depender más del poder de Dios que de mi cerebro. Ahora, encuentro que la oración es una de las formas más efectivas para combatir la ansiedad. Apuesto a que esto le hace cosquillas a Jesús rosa.

9. Presta atención a tu cuerpo

La ansiedad a menudo me hizo desconfiar de mi cuerpo y mis emociones. Me dio dolores de estómago y manos temblorosas, me impidió conectarme con la gente o perseguir mis sueños, y me hizo sentir silenciada e impotente.

Pero cuando aprendí a ver la ansiedad como una señal de angustia en lugar de una traición no deseada, me di cuenta de que mi cuerpo tenía una gran sabiduría. El insomnio me ayudó a notar los ciclos hormonales y mi propio dolor. El temblor y la irritabilidad me recordaron descansar o comer. Y la ansiedad significaba que no estaba escuchando mis emociones o siendo honesta conmigo mismo.

Nuestras emociones no deberían gobernar nuestras vidas, pero escucharlas finalmente nos ayuda a estar más en sintonía con nosotros mismos y más sabios con nuestras acciones. En lugar de alejar el cuerpo y la mente cuando no se “comportan”, acércate a tu precioso cuerpo y presta atención.

10. Dirige tus ojos al momento presente

Jesús nos aconseja no “preocuparnos por el mañana” (Mateo 6:34), lo cual me resulta un consejo terriblemente difícil. Pero he comenzado a estar quieta durante cinco minutos cada día, respirando profundamente y continuamente volviendo mi mente a oraciones simples como la oración de Jesús. Cuando mis pensamientos se alejan, los devuelvo suavemente a Cristo. En períodos de estrés, la práctica me da fuerza. Incluso cuando estoy conmocionado o enojado, cada vez es más fácil calmar mi mente, respirar y orar.

Estoy agradecida por la ansiedad y por la sanidad que hay en Dios

La ansiedad solía acosarme, pero ahora lo veo de otra manera. Es muy parecido a las luces de advertencia en el tablero de mi auto. Sin esas señales, podría dañar mi automóvil al no saber que algo anda mal. Aunque suspiro cada vez que se enciende el tablero, estoy agradecido por el gentil recordatorio de ver a un mecánico rápidamente.

Si vemos la ansiedad como una advertencia en lugar de una falla personal, podemos comenzar a discernir cómo cambiar nuestras vidas. Dios puede usar tu ansiedad para revelar viejas heridas, exponer tu falta de honestidad contigo mismo y con los demás, o iluminar el dolor del que necesitas sanar. Es posible que estas señales de advertencia no sean más bienvenidas que su luz, pero pueden ahorrarte mucho dolor.

No te avergüences ni tengas miedo de tus pensamientos ansiosos. En cambio, como aconseja Pablo, preséntalos a Dios y haz algo al respecto. Espero que estos pensamientos te ayuden a no estar ansioso por nada, a saber que Dios esta con nosotros en todo momento y que Él nos libra de todo mal, de todo temor, de toda ansiedad, de toda depresión. 

-----------------------------------------------------------------------------

Heather Caliri es una escritora de San Diego que usa pequeños y alegres sí para liberarse de la ansiedad. ¿Cansado de la ansiedad que controla tu vida? Prueba el mini curso de Heather, “Cinco ideas diminutas para controlar la ansiedad”, gratis aquí.

Este artículo es parte de nuestra biblioteca de recursos más grande de frases y citas populares en verso de la Biblia. Queremos proporcionar artículos fáciles de leer que respondan a sus preguntas sobre el significado, el origen y la historia de versículos específicos dentro del contexto de las Escrituras. Esperamos que estos lo ayuden a comprender mejor el significado y el propósito de la Palabra de Dios en relación con su vida actual.

Devocional Diario

Ver Todo