TELEFONO EN LOS ESTUDIOS: 206.777.1680

7 Razones Por Las Cuales Los Adoradores Necesitan La Iglesia

Recientemente escuché a alguien decir que aman adorar, pero no aman la iglesia. No ven el por qué un adorador necesita la iglesia. después de todo, ¿no podemos adorar individualmente? Acá está mi respuesta.

Al ser cierto que todo lo que una persona redimida hace debe ser con una actitud de adoración y con la meta de glorificar a Dios, ésta posee un rol especial y específico para las reuniones en la iglesia local.

Por ejemplo, Pablo le dice a Félix que antes él solía adorar al “ir a Jerusalén”, pero ahora él adora “de acuerdo a la manera, que muchos llaman secta” (Hechos 24:11,17). En otras palabras, la adoración de Pablo estaba en su corazón, pero no en sintonía con la adoración de otros cristianos.

Esto es exactamente lo que se describió anteriormente en Hechos cuando inicio la iglesia. Miles fueron salvos e inmediatamente se convirtieron en adoradores del verdadero Dios. Esa adoración era evidente en el hecho de que ellos “continuamente se dedicaban” a reunirse (Hechos 2:42). Hechos 2:46 describe cómo esta maravilla y adoración continuaron mientras dejaron la reunión del día del Señor, pero fue continuada por sus repetidas reuniones juntos (“en el templo” y “de casa en casa”). El versículo 47 describe cómo estas reuniones fueron marcadas por ellos “alabando a Dios”.

Así que, ¿Cómo es la adoración de un cristiano específicamente junto con la congregación? Claramente la reunión del día del Señor de la congregación es el punto focal de la adoración corporativa. La estructura de la epístola pastoral resalta esto. La adoración es vista en las reuniones corporativas porque allí, bajo la autoridad y liderazgo de los ancianos la iglesia toma una vida de oración (1 Timoteo 2:8), trabajo (versículo 10) e instrucción (versículo 11). Acá es donde la adoración de la palabra ocurre (1 Timoteo 5:17, 6:2, 2 Timoteo 4:2). En ese contexto, los ancianos lideran las reuniones corporativas lo que da importancia al servicio de adoración del día del Señor.

Las escrituras dan siete componentes puntos básicos de estas reuniones de adoración corporativa (compañerismo, ordenanzas, lectura de las escrituras, donaciones, oraciones, cantos y mucho más notablemente predicar). Pero se asume que todo esto ocurre bajo el liderazgo de los ancianos y juntos forman la adoración corporativa de la iglesia.

  1. Compañerismo como adoración corporativa

La iglesia temprana tenía su servicio de adoración corporativa marcado por el compañerismo (Hechos 2:42). Este compañerismo surgió de la prédica de “la enseñanza de la palabra”, y fue vista en los hechos de las ordenanzas y oración. Cuando una congregación prospera por la santidad, sus reuniones semanales de adoración están marcadas por este “compañerismo de luz” (2 Corintios 6:14). De hecho, este compañerismo corporativo es un acto de adoración porque fluye de la unión que cada Cristiano individual tiene con los miembros de la trinidad (Filemón 2:1, 1 Juan 1:3 también enlaza este compañerismo trinitario con la prédica de la palabra “Les anunciamos lo que nosotros mismos hemos visto y oído, para que ustedes tengan comunión con nosotros; y nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo, Jesucristo.”)

Este compañerismo se observa cuando los creyentes de pensamiento similar, unidos en la búsqueda de la santidad, se unen para celebrar lo que Dios está haciendo en sus vidas (1 Juan 1:6-7). Es en este contexto que los mandamientos para edificar mutuamente los discursos se hacen prácticos en la forma en la que crean una atmosfera de adoración (Romanos 12:16, Colosenses 3:9, Santiago 4:11, 5:9)

  1. Ordenanzas como adoración corporativa

Hechos presenta al bautismo tanto en un servicio de reunión (Hechos 2:38, 41) como fuera de uno (8:36). Pero es debido a que el bautismo significa estar unido al cuerpo de Cristo que es un acto poderoso de adoración cuando ocurre con el cuerpo de creyentes reunidos.

Al no quedar claro como el bautismo se relaciona con la reunión corporativa de la iglesia, esa ambigüedad es establecida al lidiar con la comunión. La enseñanza de Pablo en 1 Corintios 10-11 es un indicativo fuerte de que él vio la comunión ser practicada en la reunión corporativa de la iglesia. De hecho, él expresamente dice que la comunión debería ser practicada cuando la congregación se reúne (1 Corintios 11:17, y una vez más en el versículo 18). Él luego va a lamentar la práctica de tener diferentes partes de la iglesia tomando la comunión independientemente del resto del cuerpo. Mientras que tener tres servicios de adoración (donde todos comulgan simultáneamente, pero en tres momentos diferentes) parece cumplir con el corazón del mandamiento de Pablo, comulgar en reuniones bajo el liderazgo de una sección de la iglesia parece imitar lo que Pablo quería evitar.

  1. Lectura de las escrituras como adoración corporativa

Pablo le dice a Timoteo que cuando la iglesia está reunida, necesitan “dar atención a la lectura pública de las escrituras” (1 Timoteo 4:13). El contexto de 1 Timoteo revela que Pablo veía este tipo de lectura conectado, pero sin embargo diferente, a la enseñanza y predica de la palabra de Dios.

El mandamiento de Pablo es probablemente moldeado del ejemplo de Esdras en el patio del templo: “Y abrió Esdras el libro a la vista de todo el pueblo, pues él estaba más alto que todo el pueblo; y cuando lo abrió, todo el pueblo se puso en pie. Entonces Esdras bendijo al Señor, el gran Dios. Y todo el pueblo respondió: ¡Amén, Amén!, mientras alzaban las manos; después se postraron y adoraron al Señor rostro en tierra” (Nehemías 8:5-6). Ese pasaje, el cual es precedido por eventos similares en la vida de los reyes de Israel, muestra la conexión notoria entre las lecturas de la escritura y la adoración.

Para mí la lectura de las escrituras es algo así como leer la Palabra sin explicación o exposición. Esto logra lo siguiente:

  • Resalta la autoridad de la palabra de Dios y de que la congregación (incluso los ancianos y líderes) están bajo ella.

  • Resalta lo perspicaz y lo clara que es la Palabra de Dios, al leerla clara y sin explicación, y ver la fuerza que trae.

  • Usa las escrituras con su verdadera intención (como los salmos por ejemplo), para adoración pública.

  • Esta ha sido la práctica de la iglesia desde su incepción, y también era la práctica de los judíos del tiempo de Jesús. Es practicado en la mayor parte de la iglesia litúrgica y en muchas iglesias reformadas, puritanas y con tradiciones reformadas.

Permíteme aclarar que todos esos aspectos positivos no demandan ser hechos cada semana. Pero si demandan fuertemente que sean la norma. De forma similar, estos no anulan la posibilidad de lecturas responsivas por o con la congregación.

  1. Donar como adoración corporativa

Los cristianos son llamados a apoyar la iglesia en la que adoran fielmente. Pablo manda que si un cristiano se sienta bajo la enseñanza de la palabra de Dios, deberían estar apoyando a ese pastor financieramente (1 Timoteo 5:17-18). Este mandamiento saca las donaciones de la categoría de preferencias y hace de ellas una obligación cristiana.  

En algún otro lugar, Pablo explica cómo es que dar debe ocurrir como una parte de la adoración corporativa. Pablo vio su apoyo como misionero como un regalo, pero no de individuos, sino de la iglesia de Filipo como un todo (Filemón 4:15). Él describe la ofrenda que pide de la iglesia romana como una ofrenda que puede ser recibida cuando él venga a visitar la iglesia (Romanos 16:25-27)

Pablo describe como esta ofrenda debe ser reunida en “el primer día de la semana” (1 Corintios 16:2). De hecho, el capítulo entero de 2 Corintios 9 describe la alegría de dar cuando la iglesia se reúne y cómo es que la donación corporativa funciona como un acto de adoración a Dios, si es reunida de la forma apropiada “produce acción de gracias a Dios” (2 Corintios 9:11). Mientras la iglesia se reúne y da, causa un deseo de escuchar las noticias de cómo Dios usa las ofrendas para llevar el evangelio al mundo. Esto nos lleva a incrementar en “oraciones en representación” de misioneros (versículo 14, lo que tiene el efecto de hacer que la congregación diga “Gracias a Dios por sus dones indescriptibles” (versículo 15)

  1. Ora como una adoración corporativa

Al describir la reunión de adoración corporativa de la iglesia, Pablo dice “Exhorto, pues, ante todo que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en autoridad, para que podamos vivir una vida tranquila y sosegada con toda piedad y dignidad.” (1 Timoteo 2:1-2). De hecho, Pablo dice que mientras la iglesia se reúne, necesita moldear el poder de la “doctrina segura” vista a través de la prédica y junto al poder de la “oración” (1 Timoteo 4:5-6)

Mientras que ciertamente debería haber una oración congregacional involucrada en la adoración corporativa (Hechos 1:14, 2:42 entre muchas más), las escrituras también ponen énfasis en las oraciones de los ancianos.

  1. Predicar como adoración colectiva

Cantos congregacionales, oración, música, donaciones, lectura de las escrituras y el compañerismo son todas expresiones de adoración vistas en iglesias reunidas. Pero cuando la congregación se cambia al mundo de Dios, el tiempo de prédica se convierte en el acto más intenso de adoración. Pero la humildad y fe expresadas al ser relevantes ante la palabra de instrucción honran y alaban a Dios. Como su pueblo reunido, demuestran su alianza al enseñar la palabra para proveer conocimiento para la vida, manifestando que su dirección viene de Dios. Cuando la enseñanza expone las verdades del evangelio al pueblo del Señor, la adoración gira en torno a la muerte y resurrección de Jesucristo. Esta experiencia compartida es lo que guía la congregación mientras se esfuerzan en la semana para hacer el trabajo del ministerio (Hechos 2:42; Colosenses 3:16; 1 Corintios 16:2, 1 Timoteo 5:17, etc.)

Predicar es la herramienta que los ancianos usan cuando el cuerpo está reunido para equipar a las personas para que hagan el trabajo del ministerio (Efesios 4:11-12). Predicar es como se enseña la Biblia a la congregación, de forma que el cuerpo entero tenga una experiencia compartida en el mundo. La Biblia es lo que el espíritu usa para santificar creyentes y predicar es el medio en el que Dios expone a los creyentes a Su mundo (Tito 1:3). Además, mientras más claro el mensaje, más poderoso será el efecto santificante de predicar (Juan 17:17). Y debido a que presentar nuestros cuerpos como sacrificios santificados a Dios es nuestro acto espiritual de adorar, entonces la prédica es el combustible para la adoración.

En otras palabras, si la adoración que fluye de un corazón santificado está basada en la información correcta acerca de Dios, y si predicar es la herramienta que Dios usa para condenar a la gente del pecado y llevarlos a Cristo, entonces predicar de una forma clara y convincente se convierte en el catalizador para una adoración poderosa. Si una adoración individual no sobrepasa sus niveles de conocimientos, entonces la adoración de una congregación no puede surgir sobre los niveles del púlpito.

  1. Cantar como adoración corporativa

Si el momento de predicar es la forma más alta de la prédica corporativa, entonces cantar es la forma más personal. Mientras las personas cantan con una teología clara, a menudo cantan algunas palabras con una mejor teología de la que conocen. Como la verdad de las letras hace eco en sus almas, Dios es adorado. Cuanto los cantantes instauran sus mentes en las cosas de arriba y las proclaman con alegría dan una demostración pública del valor de Dios. Pueden ser usados por Dios para dirigir y orientar a la congregación a sus propios actos de adoración.

Por lo tanto cantar es una parte esencial del servicio de adoración corporativa. Es mandado por Pablo en Efesios 5:19 y moldeado por los Salmos. Mientras que ciertamente los Cristianos no tienen que estar en un servicio de adoración conversacional para cantar (por ejemplo la radio cristiana, o la cárcel –pero me repito a mí mismo; Hechos 16:25), la función de un cuerpo como una sola voz enalteciendo a Dios lo glorifica de forma única. Esto es el por qué no solo se nos pide cantar, sino cantarnos unos a otros (Colosenses 3:16)

En vista de todo esto, es imposible que una persona ame a Dios pero no adore. Y resulta complicado imaginar cómo una persona podría amar adorar, pero no a la iglesia, después de todo Dios ha diseñado al menos 7 formas de adorar que solo pueden hacerse con la congregación.

El artículo apareció originalmente en TheCRIPPLEGATE.COM. Usado con permiso.

Jesse Johnson es un pastor de enseñanza en la Iglesia Biblia Immanuel en Springfield, VA. Él también lidera el Seminario del Master en la localidad de Washington DC.

Devocional Diario

Ver Todo