TELEFONO EN LOS ESTUDIOS: 206.777.1680

7 pasos para superar la soledad

Su lado del armario estaba vacío. Lo único que dejó fueron tres camisas que colgaban en el rincón. “Dejaré esas camisas aquí”, dijo el marido de Linda después de empacar todas las cosas, “No las necesito. Puedes hacer lo que quieras con ellas”. Esas palabras llevaban el mismo mensaje dirigido a ella. Aunque ella le rogó que se quedara, su mirada era fría y cruel. 
 

Él ya no la necesitaba.
 

Luchó contra el impulso de tirar esas camisas de la percha y destruirlas todas en pedazos. O tal vez, en vez de eso, ella lo abrazaría con fuerza contra su pecho, aferrándose a la esperanza de un cambio. Tal vez incluso atreverse a creer que reconocería su error. Y tal vez amarla como antes. Pero la esperanza no era suficiente. Ella se arrodilló, se apretó la cara con las manos. Entre sollozos, ella preguntó una y otra vez: ¿cómo podría? ¿Por qué hizo eso? ¿Cómo pude haber pasado por alto los signos? ¿Qué hice o dejé de hacer?
 

Restauración sobre alivio

Pero no hubo respuestas, en cambio más lágrimas cayeron. La realidad la sacudió. Si las décadas de matrimonio no lo mantuvieron, o el compromiso en el cambio no lo hizo reconsiderar, nada lo haría. Él eligió otra vida. Él tomó su amor y siguió adelante sin ella. Sin arrepentimiento ni vergüenza. Él se había ido. Pero lo que se quedó con ella fueron noches oscuras y largas con el mismo mensaje que la atormentaba: estás sola. Totalmente sola.
 

Llegó el domingo por la mañana. Asistir a la iglesia le dio el codazo necesario para vestirse y salir. No le importaba si su ropa coincidía. Incluso el café sabía amargo. Una vez en el estacionamiento, se puso las gafas de sol para enmascarar sus ojos hinchados y rojos. Falsas sonrisas eran todo lo que podía manejar. Y cuando la gente preguntó por su marido, ella se mordió el labio inferior, conteniendo las lágrimas. “Ora por él”, murmuró ella. Pero en el interior ella gritaba, Dios me ayude. Dame alivio de este dolor. Alivia esta angustia, Señor.
 

Sin embargo, no hubo respuestas. En cambio, tan inesperadamente, como el agua que gotea en su vida destrozada y reseca, las revelaciones se derramaron desde el púlpito hacia su corazón. Ella pidió alivio, pero en su divina sabiduría, Dios estaba a punto de traer restauración. El proceso no fue rápido, sino lento y seguro. Llegó en siete pasos.
 

Sigue la verdadera historia de una mujer, desde la soledad hasta el calor y la intimidad con su Creador:
 

 1. Linda* encontró la libertad cuando aceptó la voluntad de Dios

Ella había pasado semanas, meses en realidad, buscando señales que le dijeran que él regresaría. Ella trató de ahuyentar los pensamientos sobre él, pero regresaron a menudo, agitando la inquietud en ella. ¿Dónde está él? ¿Piensa en ella? ¿Recordará sus buenos momentos juntos? Ella preguntó una y otra vez. Pero la libertad llegó cuando ella eligió cambiar su enfoque para concentrarse en la voluntad de Dios.

… Jesús se arrodilló y oró: 'Padre, si quieres, toma esta copa de mí; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.” Lucas 22:42
 

Cuando Jesús hizo esa declaración, ocurrió la crucifixión. La muerte dolorosa vino, pero la gloria siguió. La misma gloria que visitaría su vida. Ella creyó, lo declaró, y se aferró a esa verdad.
 

2. Ella detuvo la culpa

El alivio llegó cuando ya no maldijo la decisión de su marido. No más músculos tensos cuando alguien mencionaba su nombre. Ella liberó el resentimiento. Ella soltó el eco de sus palabras que habían chamuscado. Ella tragó saliva y tomó la decisión de perdonarlo. Él no se lo merecía. Él tampoco lo pidió. Pero ella necesitaba ser libre. Borró los pensamientos de venganza con palabras de perdón según las instrucciones de Dios:
 

“Amados, nunca se vengan, sino véanlo a la ira de Dios, porque está escrito: 'La venganza es mía, yo pagaré, dice el Señor’” (Romanos 12:19).
 

3. Descubrió la confianza en Dios y la seguridad en su provisión

“Jesús dijo: 'porque tu Padre sabe las cosas que necesitas, antes de preguntarle'“ (Mateo 6:8).
 

Dios estaba consciente de sus noches solitarias, su deseo de compañía, sus debilidades, sus sueños rotos. También conocía su miedo secreto de pasar sus días a solas. Sin embargo, la confianza de Linda estaba ahora en Sus palabras tranquilizadoras: “Nunca te abandonaré. Estaré contigo hasta el final “. Él puso estas palabras en su corazón:” El Señor mismo va delante de ti y estará contigo; él nunca te abandonará ni te desamparará No temas, no te desanimes” (Deuteronomio 31:8).
 

4. Ella cambió sus pensamientos

Cuando entró en la casa después de un largo día de trabajo, la casa estaba vacía, pero su mente estaba llena de pensamientos de expectativa de lo que Dios haría. Qué oportunidades traería él. Qué nuevas personas había planeado entrar en su vida. Esos pensamientos edificantes se convirtieron en las palabras que habló. Cuando los amigos llamaron con preocupación, su respuesta había cambiado junto con su actitud. “No es fácil, pero cada día va mejorando. Dios sabe lo que necesito y confío en Él “
 

5. Ella comenzó su búsqueda

Ella sabía que los amigos que encontraron al Señor lo tenían en línea. Esos sitios la atrajeron. Pero primero, ella quería buscar una relación más cercana con el Hombre Divino, Jesús, quien le daría lo que necesitaba espiritualmente para fortalecerla y aliviar su dolor de cabeza. En lugar de visitar sitios para encontrar una coincidencia, buscó sitios donde se predicaba la Palabra de Dios. Con una mente clara, Linda le dio la bienvenida a su nueva forma de tomar decisiones, y con nueva determinación, equipó su mente, corazón y espíritu con ideas y verdades que se alineaban con la Palabra de Dios.
 

6. Ella abrazó una nueva actitud

En lugar de palabras de autocompasión, las cambió por palabras de gratitud. “¿Cómo puedes estar agradecido por tu situación?”, Le preguntó una amiga. Ella se sorprendió a sí misma con su propia respuesta: “Agradezco a Dios porque sus planes para mí son mejores que los míos” (Jeremías 29:11).
 

Disfrutando de esa verdad, el recordatorio de Dios cantó dentro de ella: “Sé siempre alegre; orar continuamente da gracias en cualquier circunstancia, porque esta es la voluntad de Dios para ti en Cristo Jesús” (1 Tesalonicenses 5: 16-18).
 

7. Ella abrazó la sabiduría de Dios

 Dios le dio sabiduría para reconocer el deseo del enemigo de traer el fracaso y mantenerla en el estado de “pobre de mí”. “El ladrón viene solo para robar, matar y destruir; Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia” (Juan 10:10).
 

Nueva determinación y audacia surgieron para combatir los ataques de Satanás. Y con un enfoque victorioso, Linda reclamó la riqueza de la vida plena que Dios prometió. Con dulzura fresca, reemplazó su vacío. Colocó tarjetas con versículos bíblicos significativos en todas partes: el espejo de su baño, el tablero de instrumentos en su auto, el refrigerador. El poder de la Palabra de Dios la rodeaba y la tentación la abandonaba. La gente en la iglesia vio la diferencia. El cambio fue drástico. Linda lucía una sonrisa genuina cada vez que caminaba en el grupo de apoyo para los creyentes divorciados. Ella no solo escuchó las luchas de los demás, sino que también compartió lo bueno en su vida. 
 

“Pensé que la solución era que mi esposo se arrepintiera y regresara pidiendo perdón”, dijo, “pero lo que Dios quería que hiciera era yo viniera a Él, hacer que llenara el vacío en mi corazón y volviera mi pensamiento en Él.”  

 

Ese nuevo comienzo llegó cuando Linda dejó ir el pasado con valor que encontró en esta promesa: 
 

“Olvida las cosas anteriores; no te detengas en el pasado. Mira, estoy haciendo algo nuevo. Ahora surge: ¿no lo percibes? Me estoy abriendo paso en el desierto y arroyos en el desierto” (Isaías 43:18). 
 

A medida que pasaban los meses, los arroyos de sanidad arrasaban el desierto de su soledad. Linda había reemplazado las camisas de su ex marido. En su lugar, se colgó un vestido azul nuevo para ella, uno que reflejaba la nueva Linda. Después de esta transformación, Dios la sorprendió. Un hombre de la iglesia la invitó a cenar. Su primer deseo fue ayudarlo en su estado de duelo después de perder a su esposa por cáncer. Ella ofreció apoyo. Pero en lugar de ayudarlo, Dios lo usó para ayudarla. Él le recordó la belleza en ella. Con el tiempo, mostró formas de apreciarla por quién era ella. Él ofreció amor genuino, el tipo que solo Dios podría orquestar.
 

Un anillo de compromiso ahora brilla en su dedo. Pero en su corazón, el compromiso con el Señor brilla aún más. Refleja un brillo más brillante, una esperanza radiante para un nuevo comienzo, nuevos sueños y la realidad de una vida completamente nueva.

 

-----------------------------------------------------

* Se cambió el nombre para proteger la privacidad de las personas.

Janet Perez Eckles es oradora internacional, autora y fundadora de Ministerio de Empoderamiento JC. Su pasión es enseñarte y entrenarte para superar el miedo, prosperar en las relaciones y alcanzar el éxito personal y profesional. Echa un vistazo a su sitio web aquí.

 

Devocional Diario

Ver Todo