TELEFONO EN LOS ESTUDIOS: 206.777.1680

5 Maneras en que la historia de Ana en el Antiguo Testamento nos anima a esperar en el amor de Dios

Escrito por: Mandy Smith

 

Ana es un gran ejemplo en la Biblia de una mujer que se sintió inadecuada debido a una condición sobre la que no tenía control. El Señor había cerrado su matriz, y aunque su esposo Elcana la amaba por completo, sintió un vacío al no poder concebir para él. No ayudó que Penina, la segunda esposa de su esposo, pudiera tener muchos hijos e hijas y provocaría a Ana hasta que llorara y no quisiera comer.

A lo largo de la historia de Ana en 1 Samuel, vemos cómo se aferró a la esperanza. Ella no disminuyó su devoción a Dios y siguió orando por la respuesta que tanto anhelaba. Un día fatídico, rezó tan fervientemente en su corazón en la casa del Señor que el sacerdote, Elí, pensó que el movimiento silencioso de sus labios significaba que estaba borracha.

Después de explicarle su profundo dolor y esperanza, rezó una bendición sobre ella. Finalmente, vemos cómo el Señor recordó a Ana y respondió a la oración que tanto anhelaba: “Entonces, en el transcurso del tiempo, Ana quedó embarazada y dio a luz a un hijo. Ella lo nombró Samuel, diciendo: 'Porque le pedí al Señor por él'“ (1 Samuel 1:20).

¿Hay algo que estabas esperando? ¿Parece que todos los demás reciben sus oraciones o que aquellos que tienen lo que deseas no parecen apreciarlo? La esperanza puede ser algo misterioso. Veamos cinco lecciones que podemos aprender sobre la esperanza con el ejemplo de Ana.

1. La esperanza nunca se rinde

Para Ana, ser estéril la estaba lastimando emocionalmente. Ana estaba siendo intimidada esencialmente por Penina por no poder cumplir lo que tanto anhelaba. Sin embargo, Ana no perdió la esperanza en su angustia. Iba a la casa del Señor continuamente, incluso cuando Penina la provocaba, y rezaba.

Ana mantuvo su fe, y con su fuerte fe en Dios, ella le trajo el deseo de su corazón. En Hebreos 11: 1 se nos recuerda: “Ahora la fe es confianza en lo que esperamos y seguridad sobre lo que no vemos”. Sabía que su Dios era poderoso y no se daba por vencida. Si Dios le concediera un hijo, ella le dedicaría ese hijo completamente a él. Su perseverancia y fe fueron de ayuda para que su oración fuera respondida en el tiempo de Dios.

Para ti, ¿te sientes agotado, comparándote con los demás, examinado por no estar en un punto de la vida en el que pensabas que estarías ahora? No estás solo. Que Ana sea un buen recordatorio de que nunca podemos perder la esperanza.

 Es el combustible que nos puede mover un día a la vez. Además, asegúrese de que lo que desea no sea un ídolo en su mente y corazón. Al igual que Ana, es posible que en el momento en que le des tu deseo al Señor, tu esperanza se haga nueva.

2. La esperanza no siempre tiene sentido

Cuando las apuestas están en tu contra, cuando no puedes ver un atisbo de lo que has estado orando día y noche, la esperanza puede parecer una idea tonta. Tal vez has tenido la tentación de pensar que necesitas ser realista, buscar la mejor opción o conformarte. Deja que esto sea una señal para ti de que incluso cuando las probabilidades están en tu contra, Dios puede hacer lo que parece imposible.

Incluso así, puede ser agotador y ser inútil orar por algo cuando no se ve ninguna señal de ello en el horizonte. Recuerdo la profunda oración de Ana al Señor y cómo se veía en el exterior como alguien que estaría borracho. Su sacerdote, Elí, pensó que sí. Pero una vez que descubrió su profundo deseo y esperanza en el Señor, pudo ver cuán seria era.

A veces nuestra dedicación a nuestro llamado no tendrá sentido para los demás. Pueden pensar que parece que estamos locos para seguir a Dios cuando aparentemente no tenemos respuesta. Ruego que continúes la buena batalla, sigas esperando lo mejor de Dios y, como Ana, clama al único que puede enviarte tu oración contestada en el momento perfecto. Nunca se sabe quién te está mirando mientras rezas.

3. La esperanza puede darnos una plataforma

¿Sabes cómo puedes hacer un amigo más rápido que la velocidad del rayo? Teniendo algo en común con ellos por lo que ambos hayan orado fervientemente. Hay un dicho que dice “la miseria ama la compañía”, pero me gustaría cambiar ese dicho a “la esperanza ama la compañía”.

Cuando estás rodeado de personas que pueden animarte y orar contigo sobre lo que deseas, esa es la mejor compañía que puedas tener. Ana tuvo el apoyo y el amor inquebrantable de su esposo. Incluso Eli entendió y oró bendiciéndola. ¡Ana no solo terminó teniendo un hijo, sino seis hijos más adelante! ¡Qué plataforma de fidelidad de Dios fue esa!

La gente está mirando Lo que haces con tu debilidad, o solicitud no cumplida, puede hacer más por traer a otros al Señor que aquellos que pueden recibir la misma bendición sin esperar. Cuando elegimos alabar abiertamente a nuestro Señor en medio de la incertidumbre, realmente seremos luces en una colina. Cuando somos valientes para compartir los altibajos en la espera, nuestro dolor puede convertirse en nuestra plataforma.

4. La esperanza abre tu corazón

Estoy seguro de que has conocido personas que están profundamente amargadas. Llámalos realistas, o narcisistas, o simplemente cansados. Una cosa es segura, no es agradable estar cerca. Cuando nos quitamos los ojos de encima por un minuto, podemos mirar a nuestro alrededor y ver a otros en situaciones similares o peores que nosotros. Al hacerlo, tenemos un corazón que se mantiene sensible y abierto a su voluntad principal y suprema.

Ana sabía que su necesidad de tener un hijo era profunda, pero también sabía que el reino de Dios prosperaría si pudiera recibir su pedido. El bien mayor no era que Ana se quedará con Samuel con ella por el resto de su vida para presumirlo o adorarlo, sino que era un hombre de Dios y servía con integridad. Vemos que Dios respondió la oración de Ana y luego algunos con más hijos de los que ella imaginaba.

En 1 Samuel 1:26-28 vemos que Ana cumplió su promesa y después de destetar a Samuel fue a la casa del Señor y a Elí le dijo: “'Perdóname, mi señor. Tan seguro como vives, yo soy la mujer que estuvo aquí junto a ti orando al Señor. Recé por este niño, y el Señor me ha concedido lo que le pedí. Entonces ahora le doy al Señor. Durante toda su vida será entregado al Señor. Y él adoró al Señor allí”.

Cuando realmente recibimos lo que anhelamos, ¿podemos recibirlo con las manos y los corazones abiertos sobre cómo Dios querrá usar esa bendición? Esto asegurará que nuestros sueños y anhelos no sean ídolos en nuestros corazones. Tal vez sea matrimonio, un hijo o un nuevo trabajo. Todos pueden usarse para Su gloria, así que pon tu mente en lo que Dios podría hacer a través de ti y tus oraciones contestadas y espera a ver cómo quiere sorprenderte.

5. La esperanza nos lleva a la eternidad

Por mucho que me gustaría decirles que todo lo que esperamos suceda, esto no es cierto. Habrá esperanzas y peticiones que no veremos fructificar en este lado del cielo. Tener fe en que Dios nos está guiando por su mejor camino puede infundir paz en nuestras almas para aceptar lo que Él quiere darnos. Si nuestros corazones están centrados en Él, los deseos de nuestro corazón serán lo que Él desea para nosotros y no solo la lista de deseos de nuestros sueños.

En 1 Tesalonicenses 5:16-18 se nos anima a mantener nuestra esperanza día tras día: “Alégrate siempre, ora continuamente, da gracias en todas las circunstancias; porque esta es la voluntad de Dios para ti en Cristo Jesús”. No puedo pensar en una mejor manera de vivir que regocijarnos en las promesas de Dios para nosotros, nuestra esperanza de la eternidad en el Cielo, y saber que Él quiere saber de nosotros. Estar agradecidos de nuestras vidas, incluso en medio de las dificultades, puede ayudar a mantener nuestros oídos suaves para escuchar de Él.

Ruego que te hayan animado a mantener viva la esperanza en tu corazón mientras estés aquí en la Tierra. Todos los dolores, la espera y las oraciones sin respuesta no son en vano. Oro para que todos tengan sentido cuando finalmente seamos nuevos y volvamos a casa con nuestro Señor.

----------------------------------------------------------------------

Mandy Smith es una alegre soltera de 30 y tantos años que vive en GA. Es patóloga del habla y el lenguaje a tiempo completo. Sus amores incluyen a Jesús, su familia y amigos, creatividad, tocar guitarra y cantar, café, risas y, por supuesto, ¡escribir! Puedes leer más de sus escritos en su sitio web www.myjoyousheart.com y conectarse con ella en Facebook, Twitter, YouTube e Instagram.

 

Devocional Diario

Ver Todo